¿Quiénes somos?



Misión

Desarrollar la Política de Derechos Humanos en el estado de Jalisco, desde el enfoque de responsabilidad horizontal y concreción de comunidades de práctica en apego a los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad de los Derechos Humanos, para la generación de ámbitos de protección especializados por núcleo de derecho.

 

Entre nuestras funciones se encuentran:

 

1.- Coordinación y concurrencia para el desarrollo de presupuestos transversales, la Subsecretaría de Derechos Humanos coordina el seguimiento del ejercicio del Anexo transversal de Derechos humanos del presupuesto de egresos, con el objetivo de hacer frente de forma sustantiva a las diversas problemáticas sociales y estructurales que obstaculizan el goce y ejercicio de derechos humanos de las y los jaliscienses

 

2.- Coordinación para establecer un mecanismo integral de atención a la problemática de desaparición de personas en el Estado, a través de procesos de búsqueda, justicia, reparación y prevención, contribuyendo así a lograr una reconstrucción del tejido social, retomando la confianza en las instituciones del Estado, aportando de manera directa a los procesos de justicia transicional, mediante los cuales se logra una construcción de paz en el Estado de Jalisco. Con ello garantizar el derecho a la justicia, a la verdad, y a la protección, a las personas que han padecido de forma directa e indirecta los efectos de la epidemia de violencia y desaparición.

 

3.- Desarrollo integral de una Política Estatal Antidiscrimatoria, con un modelo de atención a víctimas de conductas discriminantes, desarrollo jurídico especializada y derivación por competencia y materia de derecho afectado, que sea sensible y funcional a las necesidades requeridas por las personas y poblaciones con mayor grado de desigualdad y con altas probabilidades de riesgo de discriminación por su adición identitaria.

 

4.- Atención a Organismos, locales, nacionales e internacionales de Derechos Humanos respecto a las medidas jurídicas que sean turnadas al gobierno de Jalisco. entre ellas medidas cautelares, recomendaciones y quejas. 

 

5.- Ser  vínculo entre el Gobierno del Estado y las organizaciones de la sociedad civil, en el desarrollo de programas económicos de fomento a organizaciones y personas que defienden derechos humanos y proyectos con enfoque de grupos prioritarios.

 

Visión

 

Transversalizar la Política de Derechos Humanos en el estado de Jalisco, con enfoque especializado en grupos prioritarios y no discriminación, a través de la planeación y orientación de las acciones de respeto, promoción, protección, y garantía en la agenda pública, en coordinación con dependencias estatales, municipales y federales, con los tres poderes del estado, academia y sociedad civil, de acuerdo a su potestad, competencia, facultad y jurisdicción.

 

En esta visión de política pública, cada una de las partes, genera coordinación estratégica con el resto de dependencias del estado, con municipios, Sociedad civil, Academia y sector privado, conforme a los siguientes principios para crear condiciones de protección de derechos por grupo de población.

 

  1. Atención de las víctimas.

Por el deber que les tenemos a quienes han padecido el crimen, la violencia, la agresión, el abandono de la sociedad y de las instituciones, tenemos una responsabilidad social e histórica hacia las víctimas, y en tanto, crear todas las condiciones posibles para garantizarles el derecho a la justicia, a la verdad, a protegerles y restaurar en la medida de lo posible su pérdida y sufrimiento, así como procurar la reconstrucción de un plan de vida digno.

  1. Neutralizar los riesgos y amenazas.

Ante la privación de los derechos humanos por omisiones, frente a la epidemia de violencias y las conductas agresivas, y contra los crímenes y vejaciones que acechan a las personas, es responsabilidad del Estado identificar las amenazas y riesgos, y emplear todas las capacidades posibles para neutralizar.

  1. Obediencia hacia los Derechos Humanos.

Como mandatos de actuación, como regulaciones de la conducta humana, como exigencia mínima de todas las personas, como fin último de la función del Estado, y como fuente de sanción hacia quienes los violentan, los derechos humanos deben ser los parámetros fundamentales de un Estado de Derecho y sus medidas de corrección.

  1. Construir política pública en clave de derechos humanos.

En las leyes, reglamentos, protocolos, servicios públicos, planes, programas y presupuestos de todas las unidades de gobierno, debe entenderse que la cobertura, protección y garantía de los derechos humanos figuran como metas finales y medidas de éxito en todos los ámbitos de gobierno.

  1. Concurrencia y coordinación.

Dar cobertura, accesibilidad, protección y garantía de los derechos en una ecuación colaborativa, aprovechando al máximo posible las facultades y capacidades institucionales de todas las dependencias y entidades del Gobierno del Estado de Jalisco, y en concurrencia plena con las instituciones federales, municipales, órganos autónomos, legislativos y judiciales.

  1. Responsabilidad horizontal.

En la protección, promoción y respeto a los Derechos Humanos, todos los miembros de la sociedad tenemos algún grado de deber y cuidado hacia nosotros mismos, y principalmente, hacia quienes se encuentran en situaciones de riesgo y vulnerabilidad. Al Estado le corresponde garantizar los derechos humanos con la ley y la fuerza.

  1. Promotores de derechos humanos.

Los Promotores son personas conscientes de los derechos humanos en lo general, y de los derechos y grupos de personas con los que se identifica singularmente. Los promotores viven los derechos humanos de manera personal, familiar o comunitaria. Son también autoridades y funcionarios públicos identificados con la agenda de derechos humanos en sus marcos de actuación. En general, los promotores son ciudadanos identificados con el potencial de cambio histórico que se abre a través de ellos, y como elemento de fraternidad para lograr fines de justicia. Es nuestra misión el crecimiento y propagación de promotores de derechos humanos en nuestra comunidad, a través de la capacitación, la divulgación y concientización.

  1. Comunidades de práctica.

Las comunidades de práctica son redes de personas e instituciones que se identifican en una causa común de derechos humanos, y se organizan para reproducir una conciencia social en torno a la protección, garantía y promoción de los derechos humanos, y a través de la organización forjan las condiciones para construir una agenda pública por medio de acciones colectivas y estrategias de incidencia ante los actores públicos, ante los medios de comunicación y las redes sociales.

  1. Libertad e igualdad.

Los derechos humanos son la mejor fórmula que ha creado la sociedad moderna para edificar la igualdad, aboliendo los vicios del colectivismo y el autoritarismo, y edificar la libertad, aboliendo los vicios del egoísmo y el individualismo. De manera que una sociedad con plenitud de derechos humanos es la mejor de las aspiraciones sociales y políticas que se ha creado, dejando atrás las pugnas ideológicas entre derecha e izquierda, comunismo o capitalismo, Estado o Mercado, que en su polaridad sólo dibujan mundos parciales y excluyentes.

 

10.Construcción y mantenimiento de paz.

Los niveles de victimización y violación de derechos humanos que vive nuestro país son producto de una conflagración desproporcionada de la violencia, de la perpetración de crímenes extraordinarios, por la existencia de escenarios de conflicto armado no convencional, y detrás de todo esto, por el desarrollo de una ingeniería social perversa que normaliza la violencia contra las mujeres, que cultiva la apología del poder y la dominación como prototipos culturales aceptados, propaga la banalización del crimen y de la crueldad, con un nivel dramático de penetración en el tejido social y la cultura cotidiana, que ha trascendido la capacidad de nuestra sociedad, de nuestro Estado y de nuestro derecho para compelerlos. Es indispensable crear mecanismos de construcción y mantenimiento de paz, acompañados de procesos de justicia restaurativa, reconciliación, reparación del daño, derecho a la verdad, y en general, de construirnos un horizonte que permita crear alternativas frente a esta ingeniería social de la violencia, y crear una fraternidad con las víctimas como uno de los primeros pasos hacia una cultura de paz integral.

11.Inclusión y No Discriminación

 

Los factores históricos, sociales y culturales del fenómeno de la discriminación latente en México, tienen repercusiones en todas las áreas de desenvolvimiento del ser humano, son fuente de exclusión e incluso aniquilación sistematizada de identidades, recrudecen la brecha de desigualdades y colocan en grave riesgo de violencia y vulneración de derechos a personas y grupos históricamente discriminados.

La concreción de espacios colaborativos con perspectiva de igualdad de derechos e inclusión en el acceso a oportunidades y la coordinación de trabajo de todos los actores institucionales y sociales con capacidad de atender y prevenir actos de discriminación, es indispensable para el diseño de políticas públicas libres de cualquier tipo de discriminación que garanticen el ejercicio pleno de derechos de todas las personas, la procuración de justicia y la restitución de derechos a víctimas. Además, la implementación de medidas para la igualdad, contribuye al desarrollo libre y autónomo de todas las personas, dentro de los espacios íntimos y personales, en su participación sustantiva en la vida pública y democratización del Estado, así como para generar relaciones sociales e institucionales libres de violencia.

 

 

0
Publicado por:
Fecha de actualización: Lun, 03/08/2021 - 16:14